Artículos

Anatomía Vivencial: Joyas Somáticas para profundizar en Yoga

Julia Mendendez e Ivana Sejenovich

Anatomía Vivencial es una invitación a sentir e investigar tu ser-cuerpo y permitir la transformación que surge de este aprendizaje. Te brinda un soporte de conocimiento y conciencia corporal que puedes aplicar en cualquier estilo de práctica y enseñanza de YOGA.

SOMA se refiere a la experiencia del SER desde las sensaciones y percepciones del cuerpo. Se les ha llamado somáticas a una variedad de disciplinas de integración cuerpo-mente-espíritu. La práctica que presentamos es una integración al Yoga, del trabajo somático de Body Mind Centering de Bonnie Bainbridge Cohen y de Body Mind Movement de Mark Taylor. Una de las maravillas de este trabajo es la posibilidad de vivenciar cada uno de los sistemas del cuerpo humano, así como recordar e integrar los patrones neurológicos de movimiento que nos permitieron nuestra evolución. Como herramientas para acceder a la vivencia, se utilizan el visualizar (conociendo imágenes de anatomía y evocándolas internamente), el movimiento, el contacto y el sonido.

En este intensivo compartiremos algunas joyas somáticas, que enriquecerán tu práctica de Yoga, ya que en general son exploraciones que despiertan la conciencia en áreas de tu cuerpo que no son tan claras. Asi, podrás contactar con la inteligencia profunda de tus tejidos, para que desde ahí encuentres la guía hacia un movimiento más orgánico, estable y fluido.

Nuestro objetivo no es estudiar el cuerpo por el cuerpo mismo, ni por obtener un conocimiento intelectual de éste, sino acceder a la experiencia directa del SER, a través de habitar profundo en el cuerpo. Cultivar un estado de presencia plena.

Te invitamos a este proceso de transformación que comienza al dejarte CEDER hacia la Tierra, CEDER hacia ti mismo, CEDER hacia tu centro, encontrando ahí el apoyo. Así, la práctica misma te lleva a RENDIRTE hacia el sorprendente proceso del SER.

JOYAS PARA EL PRINCIPIO DE CEDER

La palabra ceder la utilizamos para referirnos a un proceso neurológico natural que sucede en relación con la gravedad. Vivimos sosteniéndonos de más. Es vital recuperar esta capacidad de soltar y confiar en el apoyo que surge de un diálogo amoroso con la tierra. Ceder es solo llevar la atención al lugar en el que tu cuerpo cae hacia la tierra, sin hacer nada más.

1. CEDER CELULAR. Nos sintonizamos con el estado de SER de la célula, que es habitar el momento presente. Llevamos nuestra atención al movimiento más básico de nuestro ser: expansión y condensación, en un ambiente fluído.

2. CEDER CON LOS HUESOS. Buscamos acceder a la experiencia directa de cada hueso y todos los huesos en conjunto: cedemos hacia la tierra con cada superficie de soporte, y luego (solo luego) sentimos el empuje que nos permite movernos con ligereza y equilibrio.

3. CEDER EN LAS ARTICULACIONES. Llevando la atención al fluido en el espacio de las articulaciones, buscamos estabilidad y libertad en cada una de ellas, encontrando que el peso pase parejo en cada una de las esquinas de la articulación, para que esta no se desgaste y los músculos alrededor trabajen equilibradamente. En las posturas de pie, ponemos especialatención a la fluidez del movimiento en las articulaciones de tobillo, rodillas y coxofemoral o cadera.

JOYA PARA EL PRINCIPIO DE CONECTAR

4. RADIACION UMBILICAL. En el capítulo del desarrollo del movimiento en el ser humano, existen ciertos patrones que integramos cuando estábamos en el útero y que asentaron las bases para el movimiento en el espacio. Uno de esos patrones es el patron de la estrella de mar (o radiación umbilical), que fue el movimiento que más utilizamos en el vientre materno. Este patrón conecta caminos fluidos del ombligo a las extremidades y de las extremidades hacia el centro. Integrándolo mientras practicas asana, puedes acceder a una alineación orgánica y sensación de conexión en cualquier postura. Asímismo, este patrón afina el sentido de kinestesia y el placer del movimiento en el espacio.

Al observar este flujo bidireccional en las posturas de Yoga, podemos contribuir a la circulación y desintoxicación de cuerpo, pues estos caminos fluidos se corresponden también con los de la linfa. El sistema linfático está constituído por vasos y ganglios, que necesitan movimiento para realizar su función de limpieza de toxinas. Ser conscientes de estos fluidos, es una práctica muy simple que sirve para optimizar el funcionamiento del sistema inmune.

JOYA PARA EL PRINCIPIO DE CENTRAR

5. CEDER HACIA FLEXION Y EXTENSION. A través de experiencias somáticas puedes acceder a sentir el flujo de la columna vertebral y su profundidad, así como buscar la flexibilidad plena sin comprometer su salud.

Para esto practicamos:

  • Sentir el cuerpo de las vértebras como soporte central, logrando la columna neutra o equilibrio adecuado de las curvas.
  • Sentir la columna blanda, y el soporte anterior que te da el tubo digestivo.
  • Sentir como puede estar disponible para moverse con la respiración.
  • Sentir el vaivén de ceder hacia flexión y hacia extensión, que te sensibiliza para percibir el
    balance de la columna neutra.

JOYA PARA RESPIRAR LIBREMENTE

6. RESPIRACION PLENA. El enfoque somático te invita a vivenciar la presencia y actividad de los pulmones, diafragmas, otros órganos y musculos de la respiración . Al vivir tu anatomía y convertirla en el territorio de exploración, el espacio interno se ilumina y aprendes a respirar con más libertad.

JOYA PARA DESPERTAR LA CONCIENCIA DEL CORAZON

7. CONECTAR CON EL CORAZON. Practicamos sentir el corazón en sus diferentes cualidades; como órgano, con su peso y movimiento espiral, como cerebro intuitivo primordial y en su vibración como glándula, que irradia el poder de Anahata Chakra.

Cuando iniciamos el movimiento desde el centro, con el apoyo del corazón, nuestra experiencia interna se vuelve más suave y gozosa. Conectamos la presencia del corazón a manos, al centro, a los pies, a la voz y a nuestros ojos, con los que expresamos lo que somos. Respiración, danza, Yoga profundo del alma, en el corazón se encuentra la paz, el amor y la compasión que tanto necesitamos.

JOYA PARA LOS AJUSTES EN YOGA

8. EQUILIBRIO MOTOR Y SENSORIAL. En ocasiones como maestros utilizamos el contacto para corregir la postura del alumno. Sin embargo, para que nuestro toque pueda ser integrado por el sistema nervioso del alumno y se pueda traducir como aprendizaje, se requiere de una presencia sensorial más que “correctiva o de acción”. Por tal motivo, es importante que como maestros entendamos la diferencia entre toque motor y sensorial, toque que hace o toque que escucha, para balancearlos. Y sobre todo, cultivar un toque que otorgue tiempo de integración.

JOYA PARA LA PRESENCIA PLENA

9. RESPIRACION CELULAR: es un proceso que existe independientemente de que nosotros “hagamos nada”. El expandir y condensar de la célula al respirar, dejando entrar fluídos y soltándolos hacia el ambiente líquido que la rodea. El observarlo nos invita a un estado receptivo, de escucha profunda e interminable descubrimiento interior.

La escucha plena calma el sistema nervioso. Es una práctica de enorme potencial que nos permite ceder hacia un “no hacer” y nos sumerge en una presencia absoluta, en una experiencia directa de la vida que somos.

Sugerencias de movimientos y asanas para practicar estas Joyas Somáticas:

1. Recorrido corporal (escaneo) en savasana: Visualiza las células de todo el cuerpo, permitiendo que caigan hacia la tierra.

2. Cambia de apoyos, rodando de lado y a boca abajo: Cediendo y observando como cambia la relación de las células con la gravedad. Sigue cambiando de apoyos: de acostada, a sentada, a uttanasana.
Uttanasana- Tadasana: Incorpórate lentamente a tadasana poniendo atención en la sensación de desenrollar la columna vértebra por vértebra, descargando el peso hacia los pies, como si cayera arena por tus huesos hacia la tierra, mientras subes a Tadasana.

3. Muévete libremente sintiendo las articulaciones como pequeños laguitos.
Buscando el peso parejo y centrado, explora la articulación de tobillo y rodillas en Tadasana, doblando y extendiendo las piernas.

Lo mismo en Utkatasana, sintiendo el espacio en las articulaciones y el deslizamiento de un hueso sobre otro.

Explora en artículación de hombros: Adho mukha svanasana, con flujo de peso parejo de manos a cintura escapular. En Chaturanga Dandasana, mantén el espacio en cintura escapular y conexión de omóplatos a manos para bajar a la postura. También acostada boca abajo, en esfinge y en Dhanurasana.

4. Incorpora el patrón de la estrella de mar, el centrar la columna cediendo sucesivamente de flexión a extensión y la bidireccionalidad de la linfa en diversas posturas: Tadasana, Vrksanana, Trikonasana y Ardha Chandrasana. También puedes usarlo para mantener la integridad en Surya Namaskar.

5. Explora en Tadasana-Uttanasana (enrollar y desenrollar vertebra por vertebra) encontrar el soporte en los cuerpos de las vertebras, la columna blanda y el sostén anterior de la columna. Chakravakasana (similar a gato-vaca) y Shalabasana.

6. Movimiento a partir de los pulmones: con tu atención dentro de la caja torácica, permite que ese lugar sea el inicio del movimiento de tus brazos, realiza torsiones y extensiones simples.

7. Meditación, respiración, danza espiral del Corazón:
Integración de fluidos de corazón a manos en mudras, en Bakasana.
Desde una presencia plena de no hacer, presenciamos y sostenemos un corazón. Para invitar la libertad de movimiento mas íntimo. Corazón a Corazón. Relajando al Centro de Todo. Mantener el espacio radiante del corazón, por todos su lados. Abriendo atrás, hacia la espalda, puedes explorar en extensiones como Shalabasana (y variaciones como esfinge), Dhanurasana, Bekhasana. Experimenta con movimiento libre en manos, desde el corazón, suaves torsiones, espirales infinitos.

8. Contacto en parejas: Observar la diferencia entre un toque que siente y un toque que hace. Recorre con tus manos el camino de los nervios, en dirección sensorial y motora, (de extremidades a centro y de centro a extremidades).

9. Presencia Celular en Savasana.

El Sentido de la Devoción

Mi Homenaje a Sri T.K.V. Desikachar

El 8 de agosto falleció Sri TKV Desikachar, y quizás para muchos practicantes de yoga, su muerte pasó un tanto desapercibida.

Es por ello que quiero compartirles esta breve semblanza y homenaje a un maestro a quien debemos reconocer como uno de los herederos y pilares del linaje de Sri.T. Krishnamacharya, quien era su padre.

A la vez, considero que Sri TKV Desikachar, no solo merece ese reconocimiento, por ser el hijo de Sri T. Krishnamacharya, a quien debemos el florecimiento del yoga en occidente, a través de sus grandes seguidores, sino por que el mismo tuvo, un gran mérito al recoger y revisar la trayectoria que su padre, a lo largo de sus distintas etapas, honrar cada una de ellas y a sus exponentes, y de ahí recuperar la importancia la práctica individual cobrará , pues era necesario que esta, recobrara nuevamente relevancia. El nos recordó que la práctica de yoga es una tarea personal, individual y única. Que el yoga es para la persona y que a veces no recibimos toda su riqueza cuando solo realizamos prácticas grupales. En especial con muchos y distintos maestros.

Yo tuve el honor de conocerlo, por primera vez, en un intensivo maravilloso que tomé con él y con Sonia Nelson en California, en los años 90, donde tuve la vivencia de una transformación total y confrontante, de mi mirada hacia el yoga y hacia mi misma como practicante de yoga.

Acompañada de mi querida maestra Trish O’Reilly q.p.d., aprendí por primera vez que las posturas solo son una parte de la práctica, que modificar las acciones durante la práctica nos lleva a descubrir experiencias distintas y no solo a corregir formas, y que al sincronizar la respiración o el canto, con el movimiento, se logra entrar en el estado de presencia total, durante la práctica. Sentí de primera mano lo que representa realizar una práctica meditativa en acción.

En ese mismo retiro, donde también practicamos cantos védicos con Sonia Nelson, Desikachar invito a cada uno de los que habíamos asistido, a realizar un acto devocional que realmente se originara en las tradiciones personales o religiosas de cada uno de nosotros. Todos descubrimos que nos resultaba mas fácil realizar un ritual impregnado de imágenes y conceptos de la India, pero que conectarnos con nuestras propias raíces y tradiciones, resultaba una tarea difícil para todos. Al final, resultó algo hermoso e inolvidable. Nos mostró el verdadero sentido de la devoción para que fuéramos capaces de llevarlo a nuestra vida cotidiana y con nuestros propios matices.

Cuando viaje a la India, años después, al entonces Krishnamacharya Yoga Mandiram, tuve, a mi llegada, el honor de participar en una ceremonia que dió lugar en la casa original de Shri. T Krishnamacharya. Así me recibió India, el día que aterricé en Chennai. Permitiéndome sumergirme en el ritual, en el canto y en el poder de honrar al linaje de yoga al que pertenezco y honro.

A quienes no han leído “El Corazón del Yoga” les recomiendo que lo hagan, ya que nos ofrece una hermosa revisión de muchos de los conceptos de yoga mas relevantes, explicados con gran sensibilidad y traídos al presente. En el podrás apreciar que la práctica personal es el camino para desmantelar avidya, el conocimiento erróneo.

En el capítulo ocho, titulado “Las Cosas que Ensombrecen al Corazón” encontramos que define al yoga, como la acción que se realiza con una atención completa e incesante.

El yoga puede convertirse en un sendero para lograr que lo que antes nos fue imposible o inalcanzable, ahora sea posible. Nos ayuda a que se vuelva visible lo invisible. Sin embargo, esto solo sucede si también trabajamos con avidya en relación a lo que hoy en día creemos que es yoga. Si logramos, trascender la superficialidad que encontramos con tanta frecuencia en lo que definimos como verdadera enseñanza, podremos hacer del yoga un camino de vida, acorde a nuestra propia historia personal.

TKV. Desikachar describe al yoga como un viaje que emprendemos cuando hemos sido capaces de reconocer, que no siempre hacemos lo mejor para nosotros y para los demás. Iniciamos este viaje cuando tenemos la humildad de aceptar que no tenemos suficiente claridad. Menciona también, que en realidad, el valor de nuestros actos solo podrá ser evaluado con el tiempo, por lo que trabajar hacia tener una perspectiva mas clara sobre las decisiones que tomamos, es la tarea fundamental del practicante.

Así que el propósito fundamental de tener un camino yóquico no tiene mucho que ver con lo que se ve afuera, sino con reducir avidya, lo cual podrá llevarnos a que, poco a poco, el entendimiento vaya saliendo a la superficie.

Leer o haber escuchado a este sensible maestro deja una importante semilla de conocimiento, y los invito a acercarse a ella, a través de su legado.

Yo he recordado miles de veces, frases aparentemente sencillas que escuche de él, y cada vez que las recuerdo, encuentro en ellas una nueva dimensión de entendimiento.

Por Rosemary Atri

  • Naturópata y Consultora Nutricional
  • Especialista en Yoga como Terapia
  • Programa para Maestros
  • Educadora Somática registrada en ISMETA
  • Consteladora Familiar

www.rosemaryatri.com
www.yogamexico.com

Cultivando el fuego del corazón

“La pregunta esencial es: ¿Tenemos la disciplina para ser libres? “.
Gabrielle Roth

El sentido primordial de nuestra vida y de todo el trabajo personal que necesitamos realizar, tiene como objetivo el asumir nuestra propia humanidad. En el proceso de lograrlo, vamos reconociendo la importancia de nuestra fuerza vital o prana.

Durante el periodo tántrico, el cuerpo se vuelve trascendente y se le da un sentido y valor sagrado, porque toda la materia está dotada de conciencia. Parte de nuestro trabajo consiste en asumir esta realidad en nuestra vida cotidiana.

Nos cuenta Shiva Rea que existen unos principios esenciales que nos permiten vivir en armonía con nosotros mismos, con el mundo y con la divinidad. Y, aunque son simples, requieren un auténtico compromiso de nuestra parte:

• Sintonizarnos con la luminosidad y resonancia de nuestro corazón.
• Reconocer y vivir de acuerdo al rítmo de la naturaleza.
• Aprender a amar.
• Conectarnos con nuestro cuerpo y traer la energía del plano sutil a cada acto de nuestra existencia.
• Descubrir y aprender a leer nuestra propia energía para saber transformarla y nutrirla adecuadamente.
• Mantener viva la llama de la inspiración y la creatividad a lo largo de nuestra vida.

El fuego es el elemento, que, por excelencia, representa la vida espiritual. es la llama encendida en el corazón.

En la tradición védica, se acostumbraba entregarle al joven que llega a la adolescencia, un recipiente encendido que representaba el fuego sagrado, y a partir de ese momento, el joven debía cuidar de mantener encendido ese fuego. Ese mismo fuego era utilizado en el círculo ceremonial de su boda; y al final de su vida, de ese mismo fuego se tomaba la llama para la pira ceremonial de su incineración. El mismo fuego era pasado a su hijo. Esta es una hermosa metáfora del fuego interno que sostiene la vida.

Cuidar el fuego exige de nosotros entrega y devoción, y en especial conciencia, pues no debemos permitir que se apague, pero tampoco debemos descuidarlo de manera que se salga de control.

En tantra es frecuente encontrar que la conciencia es descrita como fuego. Recordemos también que nuestro cuerpo contiene todos los elementos del universo, los cuales son representados en cada uno de los chakras. También en nuestro cuerpo se expresan los rítmos del día y la noche, y el fluir de las estaciones. El clima externo es comparable al clima emocional cambiante. Nuestro cuerpo posee la densidad de la tierra, y la sutileza del espíritu.

Es el corazón el que conecta todo. Al bombear rítmicamente mantiene la vida de todo el organismo, mientras que energéticamente, su campo electromagnético nos conecta con los demás seres humanos. Es un cerebro que guarda nuestras memorias. Es el asiento de las sensaciones y emociones, y es el portal hacia los mundos internos. En la sabiduría oriental, el corazón es considerado el ojo de la sabiduría. Es el corazón el que sostiene las múltiples capas del misterio de la vida.

A lo largo del recorrido que realiza un practicante comprometido, nutriéndose de las tradiciones sagradas, y a la vez fundamentándose en conocimientos científicos contemporáneos, cada practicante puede incluir en su práctica cotidiana: mudras, mantras, meditaciones y contemplaciones que contribuyan a que accedamos al plano sagrado, que se encuentra en cada instante de la vida. Rituales y altares propios se pueden convertir en el sostén que requires en la vida para lograr tus aspiraciones, para sintonizarte con las estaciones, para profundizar en la intimidad de tu propio corazón.

¿CUAL ES TU LLAMADO INTERIOR?

Para poder reconocer nuestro llamado interior, necesitamos tener una práctica personal. Eso es yoga. Es el conjunto de prácticas que modifican nuestras actitudes, que afinan nuestras asperezas, que refinan nuestro temperamento, que depuran nuestra mirada, que destruyen el velo de ignorancia y que nos pueden ayudar a salir del hipnotismo en el que nos sumerge el mundo a través de sus condicionamientos.

Queremos descubrir una nueva manera de ver y de ser. Se requieren herramientas para enfrentar la fragmentación. En realidad, es recordar lo que esencialmente sabe nuestro cuerpo desde su sabiduría profunda. Al sincronizarnos con el fuego de nuestro corazón, reconocemos cuando requerimos descanso, interiorización y silencio para volver a gestar y a crear.

El yoga es un umbral de acceso a los rítmos de contracción y expansión de la vida, de inhalación y exhalación, de noche y día. Spanda, es el concepto sánskrito que expresa esa pulsación de la vida.

La práctica física de yoga, puede convertirse en una forma de orar, de celebrar la vida y de expresar nuestra creatividad y espontaneidad. Eso no implica que no require de profunda disciplina y atención, se necesita agilidad para mantenernos en sintonía con nuestra verdad, para aprender a escucharnos. A lo que en realidad aspiramos, es a vivir nuestro mayor potencial y dejar que eso que se expresa a través de nuestro cuerpo, trascienda hacia nuestra vida personal, a nuestra relación con la comida, con las personas y con la sociedad.

Página 1 de 41234

Dirección

Bosques de Las Lomas
México, D.F.
Phone: (555) 251-2021
Fax: (555) 251-2233