Anatomía Vivencial: Joyas Somáticas para profundizar en Yoga

Julia Mendendez e Ivana Sejenovich

Anatomía Vivencial es una invitación a sentir e investigar tu ser-cuerpo y permitir la transformación que surge de este aprendizaje. Te brinda un soporte de conocimiento y conciencia corporal que puedes aplicar en cualquier estilo de práctica y enseñanza de YOGA.

SOMA se refiere a la experiencia del SER desde las sensaciones y percepciones del cuerpo. Se les ha llamado somáticas a una variedad de disciplinas de integración cuerpo-mente-espíritu. La práctica que presentamos es una integración al Yoga, del trabajo somático de Body Mind Centering de Bonnie Bainbridge Cohen y de Body Mind Movement de Mark Taylor. Una de las maravillas de este trabajo es la posibilidad de vivenciar cada uno de los sistemas del cuerpo humano, así como recordar e integrar los patrones neurológicos de movimiento que nos permitieron nuestra evolución. Como herramientas para acceder a la vivencia, se utilizan el visualizar (conociendo imágenes de anatomía y evocándolas internamente), el movimiento, el contacto y el sonido.

En este intensivo compartiremos algunas joyas somáticas, que enriquecerán tu práctica de Yoga, ya que en general son exploraciones que despiertan la conciencia en áreas de tu cuerpo que no son tan claras. Asi, podrás contactar con la inteligencia profunda de tus tejidos, para que desde ahí encuentres la guía hacia un movimiento más orgánico, estable y fluido.

Nuestro objetivo no es estudiar el cuerpo por el cuerpo mismo, ni por obtener un conocimiento intelectual de éste, sino acceder a la experiencia directa del SER, a través de habitar profundo en el cuerpo. Cultivar un estado de presencia plena.

Te invitamos a este proceso de transformación que comienza al dejarte CEDER hacia la Tierra, CEDER hacia ti mismo, CEDER hacia tu centro, encontrando ahí el apoyo. Así, la práctica misma te lleva a RENDIRTE hacia el sorprendente proceso del SER.

JOYAS PARA EL PRINCIPIO DE CEDER

La palabra ceder la utilizamos para referirnos a un proceso neurológico natural que sucede en relación con la gravedad. Vivimos sosteniéndonos de más. Es vital recuperar esta capacidad de soltar y confiar en el apoyo que surge de un diálogo amoroso con la tierra. Ceder es solo llevar la atención al lugar en el que tu cuerpo cae hacia la tierra, sin hacer nada más.

1. CEDER CELULAR. Nos sintonizamos con el estado de SER de la célula, que es habitar el momento presente. Llevamos nuestra atención al movimiento más básico de nuestro ser: expansión y condensación, en un ambiente fluído.

2. CEDER CON LOS HUESOS. Buscamos acceder a la experiencia directa de cada hueso y todos los huesos en conjunto: cedemos hacia la tierra con cada superficie de soporte, y luego (solo luego) sentimos el empuje que nos permite movernos con ligereza y equilibrio.

3. CEDER EN LAS ARTICULACIONES. Llevando la atención al fluido en el espacio de las articulaciones, buscamos estabilidad y libertad en cada una de ellas, encontrando que el peso pase parejo en cada una de las esquinas de la articulación, para que esta no se desgaste y los músculos alrededor trabajen equilibradamente. En las posturas de pie, ponemos especialatención a la fluidez del movimiento en las articulaciones de tobillo, rodillas y coxofemoral o cadera.

JOYA PARA EL PRINCIPIO DE CONECTAR

4. RADIACION UMBILICAL. En el capítulo del desarrollo del movimiento en el ser humano, existen ciertos patrones que integramos cuando estábamos en el útero y que asentaron las bases para el movimiento en el espacio. Uno de esos patrones es el patron de la estrella de mar (o radiación umbilical), que fue el movimiento que más utilizamos en el vientre materno. Este patrón conecta caminos fluidos del ombligo a las extremidades y de las extremidades hacia el centro. Integrándolo mientras practicas asana, puedes acceder a una alineación orgánica y sensación de conexión en cualquier postura. Asímismo, este patrón afina el sentido de kinestesia y el placer del movimiento en el espacio.

Al observar este flujo bidireccional en las posturas de Yoga, podemos contribuir a la circulación y desintoxicación de cuerpo, pues estos caminos fluidos se corresponden también con los de la linfa. El sistema linfático está constituído por vasos y ganglios, que necesitan movimiento para realizar su función de limpieza de toxinas. Ser conscientes de estos fluidos, es una práctica muy simple que sirve para optimizar el funcionamiento del sistema inmune.

JOYA PARA EL PRINCIPIO DE CENTRAR

5. CEDER HACIA FLEXION Y EXTENSION. A través de experiencias somáticas puedes acceder a sentir el flujo de la columna vertebral y su profundidad, así como buscar la flexibilidad plena sin comprometer su salud.

Para esto practicamos:

  • Sentir el cuerpo de las vértebras como soporte central, logrando la columna neutra o equilibrio adecuado de las curvas.
  • Sentir la columna blanda, y el soporte anterior que te da el tubo digestivo.
  • Sentir como puede estar disponible para moverse con la respiración.
  • Sentir el vaivén de ceder hacia flexión y hacia extensión, que te sensibiliza para percibir el
    balance de la columna neutra.

JOYA PARA RESPIRAR LIBREMENTE

6. RESPIRACION PLENA. El enfoque somático te invita a vivenciar la presencia y actividad de los pulmones, diafragmas, otros órganos y musculos de la respiración . Al vivir tu anatomía y convertirla en el territorio de exploración, el espacio interno se ilumina y aprendes a respirar con más libertad.

JOYA PARA DESPERTAR LA CONCIENCIA DEL CORAZON

7. CONECTAR CON EL CORAZON. Practicamos sentir el corazón en sus diferentes cualidades; como órgano, con su peso y movimiento espiral, como cerebro intuitivo primordial y en su vibración como glándula, que irradia el poder de Anahata Chakra.

Cuando iniciamos el movimiento desde el centro, con el apoyo del corazón, nuestra experiencia interna se vuelve más suave y gozosa. Conectamos la presencia del corazón a manos, al centro, a los pies, a la voz y a nuestros ojos, con los que expresamos lo que somos. Respiración, danza, Yoga profundo del alma, en el corazón se encuentra la paz, el amor y la compasión que tanto necesitamos.

JOYA PARA LOS AJUSTES EN YOGA

8. EQUILIBRIO MOTOR Y SENSORIAL. En ocasiones como maestros utilizamos el contacto para corregir la postura del alumno. Sin embargo, para que nuestro toque pueda ser integrado por el sistema nervioso del alumno y se pueda traducir como aprendizaje, se requiere de una presencia sensorial más que “correctiva o de acción”. Por tal motivo, es importante que como maestros entendamos la diferencia entre toque motor y sensorial, toque que hace o toque que escucha, para balancearlos. Y sobre todo, cultivar un toque que otorgue tiempo de integración.

JOYA PARA LA PRESENCIA PLENA

9. RESPIRACION CELULAR: es un proceso que existe independientemente de que nosotros “hagamos nada”. El expandir y condensar de la célula al respirar, dejando entrar fluídos y soltándolos hacia el ambiente líquido que la rodea. El observarlo nos invita a un estado receptivo, de escucha profunda e interminable descubrimiento interior.

La escucha plena calma el sistema nervioso. Es una práctica de enorme potencial que nos permite ceder hacia un “no hacer” y nos sumerge en una presencia absoluta, en una experiencia directa de la vida que somos.

Sugerencias de movimientos y asanas para practicar estas Joyas Somáticas:

1. Recorrido corporal (escaneo) en savasana: Visualiza las células de todo el cuerpo, permitiendo que caigan hacia la tierra.

2. Cambia de apoyos, rodando de lado y a boca abajo: Cediendo y observando como cambia la relación de las células con la gravedad. Sigue cambiando de apoyos: de acostada, a sentada, a uttanasana.
Uttanasana- Tadasana: Incorpórate lentamente a tadasana poniendo atención en la sensación de desenrollar la columna vértebra por vértebra, descargando el peso hacia los pies, como si cayera arena por tus huesos hacia la tierra, mientras subes a Tadasana.

3. Muévete libremente sintiendo las articulaciones como pequeños laguitos.
Buscando el peso parejo y centrado, explora la articulación de tobillo y rodillas en Tadasana, doblando y extendiendo las piernas.

Lo mismo en Utkatasana, sintiendo el espacio en las articulaciones y el deslizamiento de un hueso sobre otro.

Explora en artículación de hombros: Adho mukha svanasana, con flujo de peso parejo de manos a cintura escapular. En Chaturanga Dandasana, mantén el espacio en cintura escapular y conexión de omóplatos a manos para bajar a la postura. También acostada boca abajo, en esfinge y en Dhanurasana.

4. Incorpora el patrón de la estrella de mar, el centrar la columna cediendo sucesivamente de flexión a extensión y la bidireccionalidad de la linfa en diversas posturas: Tadasana, Vrksanana, Trikonasana y Ardha Chandrasana. También puedes usarlo para mantener la integridad en Surya Namaskar.

5. Explora en Tadasana-Uttanasana (enrollar y desenrollar vertebra por vertebra) encontrar el soporte en los cuerpos de las vertebras, la columna blanda y el sostén anterior de la columna. Chakravakasana (similar a gato-vaca) y Shalabasana.

6. Movimiento a partir de los pulmones: con tu atención dentro de la caja torácica, permite que ese lugar sea el inicio del movimiento de tus brazos, realiza torsiones y extensiones simples.

7. Meditación, respiración, danza espiral del Corazón:
Integración de fluidos de corazón a manos en mudras, en Bakasana.
Desde una presencia plena de no hacer, presenciamos y sostenemos un corazón. Para invitar la libertad de movimiento mas íntimo. Corazón a Corazón. Relajando al Centro de Todo. Mantener el espacio radiante del corazón, por todos su lados. Abriendo atrás, hacia la espalda, puedes explorar en extensiones como Shalabasana (y variaciones como esfinge), Dhanurasana, Bekhasana. Experimenta con movimiento libre en manos, desde el corazón, suaves torsiones, espirales infinitos.

8. Contacto en parejas: Observar la diferencia entre un toque que siente y un toque que hace. Recorre con tus manos el camino de los nervios, en dirección sensorial y motora, (de extremidades a centro y de centro a extremidades).

9. Presencia Celular en Savasana.

Dirección

Bosques de Las Lomas
México, D.F.
Phone: (555) 251-2021
Fax: (555) 251-2233